NUTRICIÓN INFANTIL SEVILLA

¿Se alimenta su hijo/a adecuadamente? ¿Come de manera equilibrada?

NUTRICIÓN INFANTIL

La correcta nutrición infantil de nuestros hijos comienza con la lactancia materna (LM) y a pesar de aumentar la idea de que aporta los mismos beneficios que las leches de fórmulas (Rouwi L. Et al. 2003), es un concepto erróneo, la lactancia es fundamental, debido a que aporta los nutrientes básicos, esenciales y adecuados en el crecimiento y desarrollo del niño hasta como mínimo los 6 meses de edad (Organización Mundial de la Salud, 2011).

Actualmente tanto la OMS, como los consensos entre profesionales y especialistas en pediatría indican que la LM exclusiva es la mejor opción, la más segura, reduce los episodios gastrointestinales de nuestros hijos y favorece una retirada fisiológica de la leche más lenta (Kramer MS, COCHRANE Revisión, 2012).

A partir de los 6 meses y dependiendo de la situación fisiológica de la madre, se recomienda continuar con la lactancia materna junto a la introducción de los alimentos según la diversificación alimentaria o “beikost”, hasta los 2 años. Además se sostiene que por encima de los 6 meses, la LM protege al niño frente a enfermedades, mejorando la inteligencia y la salud emocional del bebé (Asociación Española de Pediatría, 2004).

En nuestra sociedad, es difícil mantener una dieta rica y saludable (con nuestros patrones occidentales) para que la producción de leche, se prolongue en el tiempo y además.

se elijan e incorporen los alimentos de forma acorde al desarrollo gastrointestinal del bebé. Por tanto, la nutrición de la madre gestante y lactante es fundamental en el correcto desarrollo del niño en todos los niveles. Se conoce incluso, que según sea la alimentación materna, a través de la lactancia se comienzan a crear los primeros gustos y preferencias en el bebé, debido a que pasan micropartículas de la dieta materna, dando ligeros flavores a la leche, que evitarán el rechazo a la introducción de nuevos alimentos en la dieta (Hausner H et al. 2010)(Cooke L et al. 2011)(Scott JA et al. 2012).